Vacaciones con un bebé

Tener hijos recién nacidos implica un cambio radical en la vida de pareja. Noches sin dormir, tardes de atención, mañanas que empiezan más temprano. Poco a poco, las vacaciones cobran un valor aún más importante: se convierten en la escapada de la realidad para que la pareja disfrute su vida conyugal.

rose buds (1)

Para este nicho de mercado se propuso algo el famoso Rosewood Las Ventanas al Paraíso. El mítico hotel de Los Cabos comprendió que llevar a tus hijos más pequeños de vacaciones no tiene que ser un impedimento. El programa “Rose Buds” es un programa diseñado por Rosewood Hotels & Resorts para los huéspedes más jóvenes de la familia. Cuenta con servicios y amenidades especiales diseñadora para ellos. Con un menú específico, eventos especiales y actividades, Rose Buds abre las puertas a las familias con hijos pequeños.

las_gallery_hotel_6

Las Ventanas al Paraíso es uno de los hoteles más románticos de México y el mundo. Sin embargo, esa experiencia romántica también se puede adaptar a una familiar con amenidades a la mano como una cuna portátil, monitores inalámbricos en las habitaciones, servicio de seguridad para bebés, bañera para infantes, calentadores de biberones, entre muchas otras cosas. Con esto, se comprueba que las vacaciones con un recién nacido, aún son vacaciones.

Diversión sin inversión: Fuertes de almohadas para niños.

Un papá haría lo que sea por satisfacer a sus hijos de la misma forma que un hotel hará lo que sea para satisfacer a sus clientes. Una sencilla amenidad puede cambiar totalmente una experiencia porque los pequeños detalles cuentan, y vaya que mucho.

24991210_763464927194833_8686889300479796877_nEn la infancia, se jugaba el típico juego de construir una “casa” con los materiales que pudieras encontrar cercanos. Con esto en mente, el hotel Loews de Chicago surgió con una brillante propuesta para mantener felices a sus huéspedes más jóvenes. A la hora de reservar, puedes dar la instrucción de que te construyan uno o varios “fuertes” de almohadas para que se diviertan los infantes. Así, se pueden entretener por horas dentro de su propio espacio “personal”, alejados de los aparatos electrónicos y conviviendo los unos con otros.

Lo que hacen en Loews Chicago es un ejemplo perfecto de que para impresionar a un cliente- en la mayoría de las ocasiones-  no se necesita el enfoque en los productos, sino en los servicios. Los fuertes de almohadas no son una alberca lujosa ni una actividad costosa; son algo más simple, una forma clásica para entretener a los niños. Al llegar a la habitación después del check-in, los huéspedes más pequeños podrán inmediatamente elegir sus fuertes de almohadas y comenzar a jugar mientras los adultos se ocupan de otras cosas. Tú en tu cama y ellos en su nueva casa de almohadas.

as

Fuerte de almohadas en Loews Hotels