El room service más péculiar

Cusco, el corazón de la cultura peruana, ofrece una experiencia de viaje inigualable. La cordillera de los Andes es hogar de hoteles exclusivos que hospedan a gente de todo el mundo. La crítica se ha desbordado en homenajear al JW Marriott El Convento Cusco, considerado por muchos un hotel de élite por su historia y detalles.

 marriot cusco

El hotel nació con un concepto de museo/resort dada la ubicación histórica y el renombre de la cadena hotelera. Pero una de las amenidades más populares de El Convento no es su majestuoso vestíbulo decorada por la marca Swarovsky, ni su aclamado menú internacional, sino su extravagante “room service” que ofrece.

cuzmc-reception-0111-hor-wide

Recepción JW Marriott El Convento Cusco

Resulta que dentro del Marriott, los huéspedes tienen la opción de “pedir” a la habitación un suministro extra de oxígeno para compensar la altura de la tierra Inca. Para aquellos que se preparan para ascender a Machu Picchu, este oxígeno precargado o solicitado al momento puede ser la diferencia para viajeros no acostumbrados a los 3,600 metros de altura. En las 153 habitaciones del hotel se puede disfrutar de esta peculiar pero astuta amenidad que está orientada a la salud del cliente. A veces, el room service no significa estrictamente un bocadillo a media noche….

Jabones artesanales con bendición Maya

La Riviera Maya es uno de los paraísos turísticos más atractivos de México y el mundo. En el corazón de la península se encuentra Playa del Carmen, una localidad que ha incrementado su popularidad en los últimos años. Las opciones de estadía son vastas, entre ellas, se encuentra un resort de playa de alta cocina llamada Viceroy Riviera Maya. Este lujoso hotel cuenta con exclusivas villas y servicios de alta gama, pero en este caso, hay un pequeño detalle que representa la cúspide del valor agregado y los momentos de verdad.

Aquí los huéspedes se topan con una grata sorpresa al ingresar a su villa después del check-in: un conserje de jabón. Este personaje se dedica a explicar la variedad de jabones con los que cuenta el hotel, todos de corte artesanal. La idea del conserje es interpretada a través de la cultura maya, una de las más antiguas y admiradas tanto por los mexicanos como los huéspedes extranjeros. Con esto, se utiliza una estrategia inteligente para consentir a los clientes y acercarlos a la atractiva cultura local.

Después de darle a los invitados una Tzolkin (bendición maya), el conserje se empeña en explicar las diferentes fragancias, materiales y propiedades con las que pueden elaborar sus jabones. La experiencia es un deleite para los sentidos, pues uno puede escoger entre limón, pino, bergamota, o decantarse por esencias más fuertes como vainilla y coco.

Sin duda alguna, esta amenidad sorpresa es un punto a favor para el Viceroy Riviera Maya. No sólo personalizan el cuidado a la piel, sino que crean una brillante experiencia alrededor de ella. Las nuevas tendencias predicen un rumbo marcado hacia el consumo local y el apoyo a las culturas de casa. Orientar la experiencia del jabón hacia un enfoque cultural resulta en una combinación agradable para los huéspedes de este tipo de hoteles.